Benefactores



 
Los verdaderos y grandes benefatores de este proyecto han sido en primer lugar la vida,  luego mis maravillosos hijos Felipe y Joaquín y tambien mi negrita bella, quien incondicionalmente ha estado a mi lado para poder construir este viaje, mi bella Madre, mi familia, mis amigos y en forma especial Pedro Dumont y Cristian Soto seres humanos incondicionales y tantas otras personas que siempre me apoyaron a lo largo de los años para que este sueño sea hoy una realidad.
Prestando el oído, acompañándome a través de unas líneas de aliento en el mail o con unas palabras en cada ciudad, caminos o senderos, a todos, en la cercanía o a la distancia, fueron empujándome poco a poco en las cuestas del camino hasta llegar a este punto de partida. A todos ellos, simplemente GRACIAS!!!





Pero también hubo instituciones como la presidencia del senado de la república de Chile y Ramón Farías un diputado quien creyó en el primer momento en este proyecto y a la tienda Skechers, quien provee de la totalidad del calzado necesario para la travesía todos ellos han confiado en mi trabajo, considerándolo de interés ecológico, deportivo, social y/o cultural y me brindaron su apoyo con cartas de presentación y contactos. Gracias por el aval y los buenos vientos!!!

Asimismo, la generosidad de la gente que he ido conociendo en los caminos y los aportes económicos desinteresados de nuevos y viejos amigos han impulsado mis pedales un poco más, brindándome los recursos necesarios para un buen plato de comida, un techo o para solventar los gastos de equipo que va siendo necesario ir cambiando por el desgaste propio del trayecto. A todos los que me han acompañado en esta odisea, GRACIAS por pedalear conmigo !


1 comentario:

  1. jaja te inpiraste por nosotoros tu hijos tequiero mucho chaoooooooooooooooo

    cuidateee

    ResponderEliminar